Una de las frutas más seductoras son las fresas, su color y su sabor, hacen de esta fruta toda una experiencia para todos los sentidos.

Para saborearla encontramos mil y una elaboraciones, aprovechemos ahora que están en todo su esplendor, nosotros tenemos una versión muy especial, actualmente en la carta del restaurante gastronómico del Molino de Alcuneza, en este caso de los fresones, y desde el #EquipoCocina nos han dado la elaboración para que podáis disfrutarla en vuestra casa!

Ingredientes:

Infusión:

– 1Kg. fresas/fresones

-30 gr. Azúcar

– 150 gr. Agua

– 3 cascaras de piel de naranja

Espuma de azahar:

– 800 gr. Agua

– 100 gr. Agua de Azahar

– 100 gr. Azúcar

– 3 Hojas de gelatina

Elaboración

Fresas:

1. Empezamos lavando y limpiando las fresas. Después las troceamos y las ponemos en una bolsa al vacío con el azúcar, agua y la piel de naranja. Sellamos la bolsa y envasamos al vacío.

2. Ponemos el roner (termostato que permite crear una temperatura constante)  a 80º durante tres horas, en el caso de no disponer de un roner, ponemos un cazo en el fuego con el agua, sin que llegue a hervir y lo mantenemos al mínimo, introducimos la bolsa al vacío durante 3 horas, hasta que veamos que hemos obtenido el jugo, viendo las fresas de un tono rosa pálido.

3. Una vez pasadas dichas tres horas, colamos el líquido y retiramos las fresas (podemos utilizarlas para hacer una mermelada por ejemplo)

4. Reservamos el líquido de la infusión en la nevera.

Espuma de Azahar:

1. Ponemos en un cazo el con el azúcar a fuego medio, hasta que el azúcar quede disuelto.

2. Añadimos la gelantina previamente deshidratada (poniéndola anteriormente en agua fria durante 5 minutos) y el agua de azahar.

3 Mezclamos todo y reservamos en la nevera hasta que se gelifique (la textura se transforma como si fuera gelatina).

4. Una vez se haya gelificado, la ponemos en un sifón.

Presentación

Aquí os dejamos un ejemplo de cómo lo hacemos nosotros pero podéis elegir la presentación que más os guste.

Servimos en una copa la infusión bien fría y terminamos cubriéndola con la espuma