Hoy os recomendamos visita a la bodega Rio Negro en primera persona. Si, por que merece tanto la pena que un día nos montamos en el coche el #EquipoMolino y en un ratín estábamos en las bodegas Río Negro disfrutando del paraje, de sus vinos y de las estupenda visita con la que nos agasajó Víctor Fuentes. No os podéis imaginar cuanto trabajo y mimo artesano hay volcado en cada una de sus botellas; desde el terruño hasta la mesa. Os contamos como fue esta maravillosa experiencia.

Nos desplazamos hacia las bodegas de Río Negro, la finca está situada en Cogolludo, Guadalajara. En el inicio de la ruta de la Arquitectura Negra. Cuenta con 42 hectáreas de viñedos situados a 1000 metros de altitud, rozando el límite de cultivo de la vid. No me extraña que los llamen vinos de altura! La finca alberga cuidados viñedos rodeados  de bosques de robles, encinas, pinares y monte bajo.

Comenzamos la visita con la vista hacia los campos, donde Víctor nos explicó las diferentes zonas de cultivo y variedades vitivinícolas. Se trata de una plantación de viñedo con laboreo y formación en un solo brazo en espaldera a 70 centímetros del suelo.

baja vinos 6Baja vinos

Una vez finalizada la explicación nos adentramos en la bodega, situada en el centro de la finca, rodeada de los  viñedos para que las uvas casi sin esfuerzo pasen de la vid a la despalilladora. La bodega está construida con pizarra, para integrarse en el paisaje de la Arquitectura Negra que predomina la zona. Aquí Víctor nos explica cómo miman la uva mientras nos explica todo el proceso de fermentación, crianza y embotellado de sus vinos.

baja vinos3

Finalmente terminamos la visita con una cata en la bodega originaria de la finca, donde antiguamente la familia elaboraba los vinos de manera artesanal para el autoconsumo. Allí catamos su vino blanco de variedad Gewurztraminer. Seco, perfumado, y con un paso de boca muy elegante. El joven de la familia 992, que es la altitud a la que se encuentra el viñedo y además es nuestro vino de la casa en el Relais & Châteaux Molino de Alcuneza y terminamos con su hasta ahora buque insignia: El Finca Rio Negro con una crianza media de 18 meses toda la personalidad de la tierra y de las variedades.

Nos quedamos con las ganas de probar los vinos que llegarán de los que solo nos adelantan que van a tener un puesto destacado en nuestra carta de vinos. Yo ya estoy deseando catarlos… pero creo que vamos a tener que esperar hasta el otoño del 2016…

En definitiva: Grandes vinos, elaborados exclusivamente con uvas de su propio viñedo, dando todo el protagonismo al campo, a la cepa y al fruto y una bodega que bien merece una visita ya sea a la ida o a la vuelta!

¡Nuestras caras lo dicen todo, una experiencia maravillosa!

rio negro

Visita Bodega RIO NEGRO